La innovación debe ser el eje de la nueva Comunidad Valenciana

Artículo publicado en Levante EMV.

Fernando Saludes 02Superado lo peor de la crisis, estamos en un momento crucial para la Comunidad Valenciana. Es tiempo de pensar e invertir en la región que queremos crear. Y, desde REDIT, estamos convencidos de que la I+D+i debe ser el eje sobre el que gire la construcción de esta nueva región moderna y avanzada, que pueda crecer de forma inteligente, sostenible e integradora.

Por eso hemos acogido con gran satisfacción la creación, hace unos días, de la Agencia Valenciana de la Innovación. La I+D+i vuelve a estar entre las prioridades políticas y creemos que es una gran oportunidad para mejorar la articulación del Sistema Valenciano de Innovación y que los agentes trabajemos coordinados con un objetivo común: la empresa y la mejora de su competitividad.

Los Institutos Tecnológicos somos una herramienta estratégica de innovación al servicio de nuestras pymes, como demuestra el hecho de que cada año trabajemos para más de 12.000 empresas clientes. Pero para poder mantener y mejorar este apoyo continuo al tejido productivo es necesaria una revisión del sistema de ayudas a la I+D+i, tanto para las empresas como para los Institutos Tecnológicos. Hay que construir un marco de ayudas estable, predecible y conocido por todos, con plazos de convocatoria, resolución, verificación y pago razonables.

En lo relativo a los Centros Tecnológicos, se hace imprescindible evolucionar a un modelo de financiación basal que permita una planificación estratégica de actividades a medio plazo. Debemos avanzar hacia un esquema con una parte de financiación garantizada, cuya concesión quede vinculada al cumplimiento de objetivos por parte de los Centros, que permita una gestión más eficiente de las ayudas. Así ocurre en Alemania con la red de Centros Fraunhofer o, más cerca de nosotros, en el País Vasco, donde se apoya la financiación basal de sus Centros Tecnológicos en función del cumplimiento de unos indicadores establecidos por sus Gobiernos.

En esta línea, desde REDIT consideramos fundamental retomar el proyecto de Ley de Institutos Tecnológicos y trabajar con la Generalitat en diseñar un marco estable y ajeno a los ciclos políticos, que garantice la financiación y el reconocimiento de nuestros Centros, puesto que somos herramientas estratégicas al servicio de la política industrial de nuestra Comunidad.

Nuestras pymes avanzan en una carrera implacable por hacerse un hueco en un mercado complejo, volátil y ambiguo. Y, en ella, compiten con empresas de todo el mundo. Un mejor apoyo por parte de la Administración a nuestros Centros, como ocurre en las regiones de referencia, equivale a compartir riesgos con ellas y otorgarles ventaja en la competición. Es, sin duda, el camino.