Opinión

La innovación en las regiones del siglo XXI

Damián FronteraArtículo de Damián Frontera, Presidente de REDIT, publicado en Levante.

La presentación de la nueva estrategia del IVACE para los Institutos Tecnológicos ha suscitado muchas preguntas relacionadas con la eficiencia o la sostenibilidad futura de nuestra Red.

Sin duda, como toda organización bajo la lupa, hay aspectos mejorables. Incluso es posible que algunos Institutos pudieran salir fortalecidos de una hipotética reestructuración que, en todo caso, precisaría de un presupuesto específico para llevarse a cabo con una mínima garantía de éxito. No es mi intención entrar ahora a valorar las propuestas formuladas desde el IVACE, que deben ser analizadas por los Consejos Rectores de los Institutos.

Sin embargo, la reorganización se fundamenta en algunas premisas no acordes a la realidad del modelo valenciano de Instituto Tecnológico, sobre las que quizás conviene realizar algunas aclaraciones.

Por un lado, se habla de un elevado peso de los apoyos públicos, que representan el 47% de los ingresos, así como de la excesiva dependencia de los fondos regionales, que se sitúan en el 33%. Sin embargo, si comparamos estos datos con la referencia europea de innovación, la Corporación Fraunhofer, llegamos a la conclusión de no somos tan dependientes de las ayudas públicas. Ellos tienen más de un 60% de apoyos públicos de los que, en 2011, más del 55% fue de origen regional y nacional.

Por otro lado, tampoco parece serio que IVACE señale, como factor propio de la Red de Centros, sus problemas de liquidez, cuando mantiene con ellos una deuda de más de 60 millones de euros que está en el origen de su débil situación financiera actual.

Pero, sobre todo, es alarmante que la dotación para los Institutos Tecnológicos se quiera reducir en 2014 a más de la mitad del presupuesto de 2013, lo que equivaldría a una rebaja del 70% respecto a 2010. Ningún cambio organizativo puede justificar esta drástica caída. Si la dotación de fondos propios de la Generalitat al IVACE sigue disminuyendo (recordemos que ésta tuvo en 2012 el mismo valor que en 1985), las grandes perjudicadas serán las empresas. La tendencia de nuestro tejido industrial ha sido de relajación de su apuesta por la I+D+i debido, en gran medida, a la desaparición de líneas de apoyo del IVACE, así como al descrédito y desconfianza producidos por los pagos pendientes a las empresas beneficiarias desde 2010.

Hace falta una dotación presupuestaria adicional para la innovación que permita situar a la Comunidad Valenciana entre las regiones españolas de referencia. Ahora más que nunca debe reforzarse el compromiso con la I+D+i si, tal y como nosotros estamos convencidos, va a ser la clave del futuro de las regiones del siglo XXI.

Casualidades de la EPA

Artículo publicado por D. Frontera, Pte de REDIT, en Levante EMV

Mucho se habló en la jornada que organizamos el pasado jueves, junto con CIERVAL, CCOO-PV y UGT-PV, sobre cambiar el modelo productivo para salir fortalecidos de la crisis. “La innovación es la herramienta que nos debe conducir hacia la reforma de nuestro modelo productivo y, en esta tarea, los Institutos Tecnológicos deben ser punta de lanza”, dijo José Vicente González, máximo representante de nuestros empresarios.

Tanto sindicatos como patronal coincidieron en las graves consecuencias de no mantener y reforzar la apuesta, tanto pública como privada, por la I+D+i y se puso el ejemplo de Alemania o Estados Unidos que, ante la crisis, han aumentado su inversión en este ámbito.

Los agentes congregados en la cita coincidieron en la necesidad de avanzar hacia un modelo económico basado en el conocimiento para superar las dificultades actuales. Y para ello, no bastan los planes, sino que se hacen imprescindibles las actuaciones concretas y efectivas.

Es necesario que el empresariado integre, definitivamente, la innovación en el día a día de la empresa, apostando por ella como estrategia de base. Sobre todo porque es rentable, tal y como volvió a demostrarse con datos económicos objetivos. Las cifras demuestran que por cada euro que las empresas invierten en los Centros Tecnológicos de REDIT, su facturación crece en torno a los tres euros en el corto-medio plazo. Además, las empresas que trabajan con nuestros Institutos exportan un 17% más. Y estos son sólo algunos datos que demuestran el impacto efectivo que la I+D+i tiene en los resultados empresariales.

Asimismo, se hace imprescindible que la Administración pase a la acción y salde definitivamente los pagos pendientes con los Institutos Tecnológicos. Sería ilógico seguir haciendo peligrar a entidades cuyo impacto para el territorio, sólo en captación de fondos nacionales y europeos, equivale a 70 millones de euros anuales, frente a un presupuesto regional para estos Centros de unos 30 millones de euros.

También se defendió la relación directa entre la innovación y el empleo sostenible y de calidad. Horas antes de iniciar la jornada, se publicaban los datos de la Encuesta de Población Activa, arrojando los datos de desempleo más altos de la historia de nuestro país. El índice de paro medio en España sube hasta el 26,2%. En nuestra Comunidad se ha situado en el 28,10%, mientras que las regiones que han registrado tasas más bajas han sido País Vasco, con el 15,93% y Navarra, con el 17,15%, justamente las Comunidades de España que más invierten en I+D+i. ¿Casualidades o causalidades?

Creamos en lo que creemos

josemariaguijarroJosé Mª Guijarro y Jorge.- Subdirector del Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (AIDO). Doctor en Economía 

Artículo publicado en LEVANTE-EMV

La frase que pone título a esta columna no es mía. Pertenece a mi buen amigo Álex Rovira. Una persona que transpira humanidad por los cuatro costados como bien demuestra en sus libros y – si habéis tenido la oportunidad de verlo- en sus conferencias. Hace tan solo unos días coincidí con él por casualidad y acabamos hablando del tema que inunda el 99% de las conversaciones de este país; la crisis.

Read More

Innovación, la mejor política social

vicepresidente reditRafael A. Ros.– Vicepresidente de Redit

Hace unos días, el Secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2013 invitó a las Comunidades Autónomas a centrarse “en educación, sanidad y servicios sociales”. “El resto- explicó- sobra en estos momentos”.

Está claro que estamos inmersos en una dificilísima coyuntura económica. El que la deuda pública vaya a superar el 90% del PIB en 2013, no tiene precedente en la historia de nuestro país.

Precisamente por lo complicado de la situación, es más necesario que nunca tomar decisiones inteligentes. Es fundamental que pongamos a disposición de las empresas todo tipo de recursos y herramientas que les ayuden a hacer productos innovadores, de más valor añadido y con mayor capacidad para competir en el mercado.

Read More

Por qué fracasan las naciones

Damián FronteraDamián Frontera.- Presidente de Redit

La lectura del diccionario es un ejercicio muy recomendable para, de vez en cuando, descubrir nuevas palabras y revisar conceptos que uno cree conocidos. Hace unos días, hojeando aquí y allá, mis ojos se posaron en la palabra “administrar”. Resulta que, etimológicamente, es un vocablo de raíz latina que significa “servir”.

Esto me ha hecho pensar en nuestros dirigentes, en nuestra Administración. En mi opinión, una de las claves para el éxito en la gestión, tanto en la empresa como en la política o en la familia, reside en el sentido común. Una familia con pocos ingresos, no irá habitualmente a cenar a una marisquería. Si no nos llega para comprar un apartamento en la playa, alquilaremos uno en verano. En fin, que el sentido común nos invita a ajustar el nivel de gasto a los ingresos y a distinguir entre lo fundamental y lo superfluo. Un buen padre, cualquier padre, trata de servir a su familia y gestiona pensando en el bien de los administrados –sus hijos- y no en el del administrador.

Read More

¿Cómo afrontar la I+D en tiempos de crisis?

Sergio Giménez.- Responsable de Negocio y Desarrollo de Negocio de AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico)

La actual situación económica ha provocado una auténtica paradoja. Por un lado existe un número importante de empresas que están convencidas de que la I+D+i es una de las estrategias fundamentales para poder innovar y desarrollar nuevos procesos y productos que les permitan competir en el mercado, y por tanto mantener o incrementar su actividad empresarial. Por otra parte, esta misma coyuntura económica ha provocado numerosos recortes en las plantillas que han afectado de lleno al personal destinado a la I+D+i en las empresas.

La pregunta por tanto es clara, ¿cómo puedo apostar por la I+D cuando no dispongo de los recursos necesarios? En este sentido, AIMPLAS ha desarrollado un modelo de trabajo para llevar adelante su I+D+i, poniendo a disposición de las empresas su estructura, equipamiento y personal humano, lo que permite poder llevar a cabo iniciativas de I+D+i con personal especializado en el desarrollo técnico y en la gestión del proyecto.  De esta forma, AIMPLAS se integra como parte de la empresa, con el objetivo de trabajar de una forma cercana y rápida, en el que la empresa sea parte de la dirección del proyecto y se sienta cómoda en la realización del mismo. Un modelo de trabajo que va más allá de la subcontratación y de la gestión de subvenciones.

Read More

Rescate a la I+D valenciana

josemariaguijarroJosé Mª Guijarro y Jorge.- Subdirector del Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (AIDO). Doctor en Economía 

Artículo publicado en LEVANTE-EMV

Hay pocos temas en los españoles se manifiestan de forma unánime y una de ellas es la afirmación de que la solución a la actual crisis pasa por la innovación, por la I+D y también por la exportación. Sin embargo, ¿Cuánto tiempo llevamos escuchando esta frase?, si existe esta unanimidad, ¿Por qué no estamos ya recorriendo ese camino?

Las partidas de ciencia han sido, tradicionalmente, las que más se han alejado del gasto prometido estos últimos años. Son las primeras en sufrir los acuerdos de “no disponibilidad” que han ido aprobando los distintos responsables de hacienda. Pero hay otro motivo. Muchas empresas no han podido optar a las ayudas públicas en I+D por la “estrechez económica” en la que se encuentran.

Read More

Innovación y futuro

RAFAEL A. ROS SIMÓ – VICEPRESIDENTE DE REDIT. ARTÍCULO OPINIÓN PUBLICADO EN LEVANTE-EMV

Hace unas semanas se ha presentado el “Estudio Internacional de Cultura Científica” de la Fundación BBVA. En él se compara a 10 países de la Unión Europea y de EEUU. Algunas de sus conclusiones no nos pueden dejar indiferentes. Una de las que más me ha llamado la atención es el hecho contrastado de que la mitad de los españoles no son capaces de citar el nombre de un solo investigador. Según el informe, España está a la cola en casi todo lo relacionado con la cultura científica. Para variar, Dinamarca y los Países Bajos son los que tienen mayor nivel de conocimiento científico en Europa, ligeramente superior al de Estados Unidos. Los peores resultados nos los llevamos Polonia, Italia y España, siendo nuestro país el que tiene la puntuación más baja de todos en cuanto a conocimiento objetivo de cuestiones científicas.

Creo que es absolutamente necesario que reflexionemos a nivel nacional sobre el país que estamos construyendo, que será el legado que dejaremos a nuestros hijos. Coincido plenamente con el comentario del director de la Fundación BBVA, Rafael Pardo, que dijo, que “una sociedad formada en ciencia toma mejores decisiones en temas políticos controvertidos, como la energía”. La falta de estrategia nacional a medio y largo plazo en temas de calado como la educación, la ciencia o la investigación, no nos va a ayudar, precisamente, en la toma de decisiones inteligentes.

Read More

España, fuera de la Eurocopa

Cristina del Campo.- Directora de REDIT

Acabamos de conocer los nuevos Presupuestos Generales del Estado y, pese a la recomendación de la Comisión Europea de que los recortes para controlar el déficit público no afectaran a la inversión en I+D+i, nuestra realidad no ha ido en esa dirección. El presupuesto dedicado a Ciencia y Tecnología ha disminuido un 34%. Además, el Gobierno destinará poco más de 2.600 millones de euros a subvenciones para proyectos de I+D+i, con lo que volvemos de un plumazo a niveles de hace ocho años.

En el ranking europeo de economías orientadas a la innovación, España ocupa el lugar 18 sobre un total de 27, según el Innovation Union Scoreboard de 2011. Y peor aún, respecto a 2010, nos estancamos con tendencia a empeorar. Dicho de otro modo, si la innovación fuera una Eurocopa, no nos habríamos clasificado para la ansiada fase final, a la que tan sólo llegan los 16 mejores equipos. Sin duda, la sensación de fracaso nacional en este otro ámbito ocuparía portadas y abriría telediarios durante varios días, pero claro, el fútbol sí es una cuestión de Estado.

El gasto en I+D+i por persona en España es el más bajo de los cinco grandes países de la Unión. En relación al PIB, ocupamos nuevamente la zona media-baja de la tabla, con un gasto total en 2010 del 1,39%, lejos de Alemania (2,82%), Francia (2,26%) o Reino Unido (1,86%) y muy a la zaga de Finlandia, que lidera la clasificación con un 3,87%.

Si seguimos haciendo zoom y nos focalizamos sobre la Comunidad Valenciana, no estamos precisamente a la cabeza del sistema español. Nuestro gasto interno en I+D+i no alcanza la media, colocándonos, con un 1,06% del PIB regional, por detrás de Madrid, Navarra, País Vasco, Cataluña, Andalucía, Cantabria, Aragón y La Rioja. No nos clasificaríamos ni para la Champions ni para la UEFA.

Read More

La cuenta atrás del modelo valenciano de I+D+I

josemariaguijarroJosé Mª Guijarro y Jorge.- Subdirector del Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (AIDO). Doctor en Economía 

Durante la crisis económica de mediados del siglo XIX, un acreedor ansioso por cobrar la deuda que había contraído el gobierno con él le dijo a Ramón María Narváez, Presidente del Consejo de Ministros, “España cuenta con hombres insignes, como Cristóbal Colón, que descubrió América. ¿Por qué nadie del Gobierno descubre la manera de pagarnos?”. Narváez le contestó – “Mire usted, Colón descubrió América porque había una América que descubrir. Nosotros no podemos descubrir dinero porque no lo hay”.

Esta anécdota ocurrida hace dos siglos, se repite hoy en la Administración Valenciana. De todos es conocido que las arcas de nuestro Gobierno están menguadas, por no decir secas. Pero lo que sí que es cierto es que hay muchas formas de “descubrir” el dinero y no sólo por la vía impositiva.

Peculiar, por no decir sorprendente, es el giro que esta Administración ha dado en lo referente  al apoyo financiero prestado a uno de los mayores generadores de riqueza y progreso económico; su Sistema Regional de Innovación. Hace escasos días se hacía público un informe que revelaba que las regiones y por ende los países de la Unión Europea que invirtieron menos en Investigación y Desarrollo (I+D) e Innovación en los últimos cinco años, están sufriendo en la actualidad una recuperación económica más lenta que el resto. Este estudio está firmado por el Instituto de Estudios de Prospectiva Tecnológica (IPTS), perteneciente a la Comisión Europea.

El informe refleja que el impacto de la I+D+I a nivel de empresas genera empleo cuando da lugar a nuevos productos y servicios mientras que lo reduce cuando consigue la misma producción con el mismo coste. Si nos remitimos a los hechos reales, en la Comunidad Valenciana existe un avanzado modelo de red de centros tecnológicos dirigidos a estos fines. Concretamente su estructura se materializa en 14 institutos tecnológicos que ofrecen una amplia gama de servicios avanzados de I+D+I dirigidos a empresas, especialmente pymes, que necesitan del apoyo de agentes externos para innovar. De hecho, su facturación a empresas por proyectos y servicios de I+D+I supone el 55% de su presupuesto y el 45% proviene de fondos públicos competitivos.

Read More